IN.gov - Skip Navigation

Note: This message is displayed if (1) your browser is not standards-compliant or (2) you have you disabled CSS. Read our Policies for more information.

Amber Alert
Amber Alert - TEST
  • widget2(1)
  • widget3(1)

Office of the Indiana Attorney General

Attorney General > En Español > Abuso y Negligencia respecto del Paciente Abuso y Negligencia respecto del Paciente

El Procurador General de Indiana Steve Carter creó el Programa de abuso y negligencia respecto del paciente para proteger a los residentes de Indiana vulnerables (pacientes en asilos de ancianos, hogares para discapacitados, residencias con asistencia, hogares para enfermos mentales y otros establecimientos residenciales de atención y cuidado). Con frecuencia, estos pacientes están indefensos respecto de los espantosos, sin embargo, silenciosos delitos de abuso y negligencia.

Los pacientes abusados y descuidados, casi siempre, dependen completamente en sus agresores. Generalmente no pueden o tienen miedo de quejarse.

El Procurador General tiene un personal selecto cuya única tarea es investigar el abuso y negligencia respecto de los pacientes.

Conocer los signos de abuso y negligencia

Abuso físico

  • Una lesión sobre la cual no se informa inmediatamente a la familia del paciente. Un encargado responsable de una lesión se tienta considerablemente de ocultar la lesión de la familia del paciente.
  • Una quemadura de cualquier tipo. Nunca se debe quemar o escaldar. Los encargados deben garantizar que el entorno del paciente esté libre de riesgo de quemaduras.
  • Múltiples moretones de forma similar. Los golpes repetidos con un cinturón, cable de electricidad u otros objetos usualmente ocasionan moretones que tienen forma similar.
  • Ninguna reacción ante el dolor. Los pacientes que están repetidamente sometidos a abuso físico pueden eventualmente no mostrar ninguna reacción ante el dolor.

Robo de analgésicos

  • Parches para el dolor que están dañados. Algunos encargados que buscan fármacos, los roban directamente del cuerpo de los pacientes.
  • Cambios notables en la cantidad de analgésicos que se informan como administrados al paciente. Los encargados que buscan fármacos a veces ocultan el robo de analgésicos registrando erróneamente que se le administró el fármaco al paciente.
  • Encargados bajo la influencia de drogas. Los encargados que buscan fármacos intentarán seguir trabajando aún cuando estén bajo la influencia de drogas.

Abuso emocional

  • Pacientes retraídos o pasivos. Es probable que un paciente que de repente se vuelve pasivo o retraído pueda tener miedo de los encargados.
  • Insultos y amenazas. Si usted observa a un encargado amenazar o insultar a un paciente que no conoce, es probable que sea capaz de insultar o amenazar a su pariente cuando usted no está allí.
  • Pacientes físicamente aislados. A los encargados no se les permite aislar a los pacientes y privarlos de la interacción social con otros pacientes y otros encargados.
  • Pacientes temerosos. Los pacientes que tienen miedo de estar solos con un encargado podrían haber sufrido abuso físico o verbal por parte del encargado.

Descuido del paciente

  • Pérdida o aumento de peso. Cada cambio sustancial en peso debe tener una explicación médica.
  • Cuidado dental deficiente. La falta de cuidado dental puede causar otros problemas médicos más serios.
  • Calidad de higiene deficiente. La limpieza es absolutamente esencial para la buena salud.
  • Llagas por presión que no se curan. Las llagas por presión casi siempre son curables y evitables.
  • Ropa sucia o desgarrada. Es probable que un establecimiento que no tenga recursos adecuados para cuidar apropiadamente a los pacientes lave la ropa con menos frecuencia.
  • Pedidos inusuales de comida, como rogando por algo de comer pidiendo comida inmediatamente después de haberles servido una comida. Los encargados que están muy ocupados pueden no darse cuenta de que el paciente ha perdido la capacidad de llevarse la comida del plato a la boca.

Qué hacer si sospecha de abuso o negligencia respecto de un paciente

Llame por ayuda.

Llame al 911. Nadie necesita más protección policial que aquellos que no se pueden defender por sí mismos.

Si observa abuso o negligencia respecto de un paciente, llame al 911.

Si ve moretones u otras lesiones que parecen haber sido resultado de abuso, llame al 911.

No dude en llamar a la policía simplemente porque el delito ocurrió en un establecimiento residencial. La edad avanzada y la salud deficiente de una víctima no son excusas para una agresión física.

Si piensa que una situación necesita más investigación, o para obtener más información sobre abuso y negligencia, llame a la línea directa gratuita del Procurador General de Indiana al 800-382-1039.